Buenas tardes, siempre hay una historia detrás de cada persona y si hay empatía, es inevitable que al despedirnos nos quedemos con cierta «morriña».

Eso me ha sucedido con Mª Carmen, a la que auguro y deseo todo el éxito del mundo porque tiene vocación y ganas.