Hace unos días conocí a Mª Jesús, una vallisoletana muy creativa y emprendedora. Ella ya hace sus propios tocados para su tienda, pero quería aprender ha confeccionar también flores de seda para enriquecerlos.